viernes, febrero 23, 2007

Algo nuevo ha pasado...

Hoy La Vanguardia de Barcelona se hacía eco de la dimisión de la ministra de asuntos exteriores de Colombia, María Consuelo Araujo y que sería reemplazada por por Fernando Araujo. El diario colombiano El Tiempo explicaba tambien que el nuevo ministro era el símbolo de la lucha en contra de la guerrilla y que hasta hace poco era presa de un secuestro de las FARC-EP, logrando escaparse sin la ayuda de nadie, sólo de su paciencia.

Leyendo estás informaciones recordé como se sucedían los acontecimientos en la política colombiana en el pasado: A un lider politico le encontraban nexos con alguna actividad delincuente, ¿y qué pasaba? nada!; A un ex-alcalde lo condenaban a devolver 3.500 millones de pesos (cerca de 1.5 millones de euros) por enriqueciemiento ilícito, este declaraba, despotricaba contra la justicia, denunciaba una persecución política, sacaba el dinero de su cuenta negra en Suiza pagando y luego afirmaba "yo no he robado nada! aunque devuelvo los 3.000 millones pueden estár seguros que YO no he robado!". Al poco tiempo este personaje, se presentaba de nuevo a un cargo público y !oh Sorpresa¡ resultaba elegido.

Políticos juzgados y no pasaba nada, nexos encontrados y !nada¡.

Algo ha pasado cuando la exministra María consuelo Araujo ha dimitido por los nexos de su hermano con paramilitares. Puede que los tenga o no, que sólo sea su hermano, pero su imagen política ha quedado maltrecha. Ella y el gobierno han hecho un acto de transparencia sin presedentes y la ministra se ha convertido en ex-ministra.

Para todos es conocido que no soy especialmente partidario del presidente Álvaro Úribe, es más, tengo un profundo recelo de su gobierno y de su política de derechas fundamentada en el Decálogo de Washington y por ende en lo NeoCom. Pero si hay que reconocer algo positivo es que algo ha cambiado, que ya la cara no está tan dura como para aferrarse a un cargo cuando ya no tienes la confianza de quienes te eligieron. A lo mejor no es un cambio total, sólo una tendencia pasajera, pero también es cierto que puede sentar un precedente que la vilipendiada democracia colombiada agradecería hasta la saciedad. Puede que estemos empezando a vislumbrar en Colombia una nueva visión de hacer política de responsabilidad y de memoria. Buena palabra esa de la memoria que tanta falta le hace conocer a los colombianos de adentro y de afuera.

Puede que el gobierno de Colombia este alíado con paramilitares, pero me satisface saber que las malas noticias y la responsabilidad política se empiezan a apreciar reflejadas en nuestra dirigencia; Ojalá sea el principio del fin de la historia negra de Colombia.

Comentarios:
nojoda pelao te fajaste.. pero es verdad qe ya era hora que el presidente se mojara un poqito, pero que no tire mucho el rabo porque el de el es grande... y empapao con gasolina de avion
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]