viernes, mayo 04, 2007

Incontinencia verbal.


El expresidente del gobierno español, José María Aznar, ha declarado que quiere que le dejen beber tranquilo y que le molesta que le den recomendaciones de seguridad vial.

José María declaró en la entrega de una medalla, que la Academia del Vino de Valladolid le otorgaba, que se siente molesto por las campañas de la DGT (Dirección General de Tráfico) y llegó a ridiculizarlas. El otrora joven spanish president dijo en palabras textuales: "...Es como los letreros que dicen No podemos conducir por ti...” añadiendo seguidamente: "...¿Y quién te ha dicho que quiero que conduzcas por mí? Las copas de vino que me tomo, déjeme que las tome tranquilamente; no pongo en riesgo a nadie”. Lo anunció con esa media sonrisa que le caracteriza y alzando una copa de vino tinto y al coro de las risas de sus interlocutores.

Ante estas palabras han llovido decenas de protestas y declaraciones que desaprueban las palabras de Josémari. Algunos han llegado más lejos y las han calificado de “apología al terror en las carreteras”, “ofensivas con las víctimas” y de “irresponsables”. Esto porque la DGT y algunas asociaciones llevan años trabajando para la reducción de víctimas de accidentes de tráfico, y más cuando las estadísticas muestran que cerca del 30% de los muertos están relacionados con la suma de alcohol y volante y que España encabeza el ranking de muertos por esta causa en Europa. El director de tráfico, Pere Navarro,
afirmó: “Aznar cae en todos los tópicos; sólo le falta decir que por ir a 150 por hora no pasa nada”.

Ante estos hechos me pregunto ¿qué pasa con el bueno del profesor de Georgetown?, será que en esos momentos, y mostrando una nariz más que roja, estaba bajo la influencia del vino. Es decir, ¿estaba Aznar borracho? o ¿fue fruto de una de sus diatribas ampliamente pensadas y consensuadas?. Yo no sabría decirlo, pero me llegan a la mente numerosas frases made in Aznar que parecieran sacadas de los cabellos. ¿Será que José María siempre bebe sin moderación antes de cada acto público? porque si no es así, no se comprende frases que con su displicencia y suficiencia característica han declarado cosas como que antes sabía que había armas de destrucción masiva en Irak, y que ahora sabe que no las hay, pero que antes nadie lo sabía. En ese momento, ¿también estaba borracho?

Lo que nos queda por esperar es que después de recoger su medalla del vino en Valladolid, José María Aznar no se le haya ocurrido conducir de vuelta a casa. Porque sí lo ha hecho, el sabrá que aparte de poner en peligro a muchas más personas inocentes, puede verse obligado a pagar la multa y reducción de puntos del carné. Asimismo entenderá Aznar que esto pasaría porque respondería a las características de un DUI (Driving Under Influence).

Etiquetas: , , ,


Comentarios:
Una vez un amigo me dijo: "Es mejor callarse, así uno hasta pasa por inteligente"; parece que este hombre no tiene otra opción.

Saludos, Arlekin.
 
Hola.
Ahí está el problema, los gobernantes no dan ejemplo. En el caso de Aznar, pues ni hablar... pero también refleja la falta de sentido colectivo de esta gente. Cuando se maneja borracho se está poniendo en peligro potencial al resto de las personas, pero eso no interesa para los individualistas. ¿ Cómo este señor pudo haber sido Presidente el gobierno español ?
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]